Marco Jurídico Nacional


VenezuelaBolivarioana.gifLos parques nacionales se encuentran protegidos por el Estado venezolano, desde la Constitución hasta instituciones específicas encargadas de cuidarlos. Pero, no solo el Estado es el que debe proteger y mantener nuestro ambiente sino que nosotros, como ciudadanos y habitantes de Venezuela, debemos participar activamente en esta labor. Bien lo recita la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en el Capítulo IX, Artículo 17:

"Es un derecho y un deber de cada generación proteger y mantener el ambiente en beneficio de sí misma yConstitución.jpg del mundo futuro. Toda persona tiene derecho individual y colectivamente a disfrutar de una vida y de un ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado. El Estado protegerá el ambiente, la diversidad biológica, genética, los procesos ecológicos, los parques nacionales y monumentos naturales y demás áreas de especial importancia ecológica. El genoma de los seres vivos no podrá ser patentado, y la ley que se refiera a los principios bioéticos regulará la materia.

Es una obligación fundamental del Estado, con la activa participación de la sociedad, garantizar que la población se desenvuelva en un ambiente libre de contaminación, en donde el aire, el agua, los suelos, las costas, el clima, la capa de ozono, las especies vivas, sean especialmente protegidos, de conformidad con la ley."

El artículo antes señalado, representa la base legal en cuanto a la garantía de un ambiente sano y equilibrado para todos los venezolanos. De igual forma, el Artículo 128, establece: "El Estado desarrollará una política de ordenación del territorio atendiendo a las realidades ecológicas, geográficas, poblacionales, sociales, culturales, económicas, políticas, de acuerdo con las premisas del desarrollo sustentable, que incluya la información, consulta y participación ciudadana. Una ley orgánica desarrollará los principios y criterios para este ordenamiento."

Respecto a nuestros parques nacionales, éstos son administrados mediante la Ley Orgánica para la Ordenación del Territorio(1983). Esta Ley establece los lineamientos generales de las áreas que se encuentran bajo el régimen de administración especial, entre las que se encuentran los Parques Nacionales.
Según la Ley antes mencionada, LeyOrgánicaparaelOrdenamientodeTerritorio.jpglas áreas que están bajo régimen de administración especial, "son todas aquellas áreas que, de acuerdo con las características y potencialidades ecológicas que poseen, han sido decretadas por el Ejecutivo Nacional para cumplir funciones productoras, protectoras y recreativas". Conforme a ellas, dicha ley, en sus artículos 15, 16 y17, describe las áreas. En el siguiente artículo, se establece algunas de ellas:Artículo 15. Constituyen áreas bajo régimen de administración especial, las áreas del territorio nacional que se encuentran sometidas a un régimen especial de manejo conforme a las leyes especiales las cuales, en particular, son las siguientes: 1) Parques Nacionales; 2) Zonas Protectoras;
3) Reservas Forestales;
4) Áreas Especiales de Seguridad y Defensa;
5) Reservas de Fauna Silvestre;
6) Refugios de Fauna Silvestre;
7) Santuarios de Fauna Silvestre;
8) Monumentos Naturales;
9) Zonas de Interés Turístico;
10) Áreas sometidas a un régimen de administración especial consagradas en los Tratados Internacionales

La Ley Orgánica para la Ordenación de Territorio también tiene su reglamento, el cual está contenido en el Decreto 276: Administración y Manejo de Parques Nacionales y Monumentos Naturales, esté fue promulgado el 9 de junio de 1989. Dicho reglamento tiene como fin conservar, defender y mejorar los Parques Nacionales y los Monumentos Naturales.

Entre otras leyes encargadas de proteger nuestros parques nacionales tenemos:
La Ley Orgánica del Ambiente (2006), que entró en vigencia a mediados del año 2007, sustitución así la antigua L.O.A. de 1966. Entre los objetivos que se asignan a la gestión del ambiente, destaca el resguardo, promoción y fomento de áreas que coadyuven a la preservación de un ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado.
La Ley Forestal de Suelos y Aguas (1966) y su Reglamento (1977), es la que introduce en materia legal en el país a los Parques Nacionales, declarándolos de utilidad pública (Artículo 2). Más adelante, en el Artículo 10, señala que "...aquellas regiones que por su belleza escénica natural o que por la flora y fauna de importancia nacional que en ellas se encuentren así lo ameriten", serán declarados Parques Nacionales.

La Ley Penal del Ambiente (1992), tiene "por objeto tipificar como delitos aquellos hechos que violen las disposiciones relativas a la conservación, defensa y mejoramiento del ambiente, y establece las sanciones penales correspondientes. Así mismo, determina las medidas precautelativas, de restitución y de reparación a que haya lugar." (Artículo 1)

La
Ley de Diversidad Biológica (2000), es la principal norma jurídica que se encarga de regular la conservación de los recursos biológicos del país. Conforme a esta ley, a los fines de la conservación de la Diversidad Biológica, serán objeto prioritario de conservación in situ, entre otras, las áreas bajo régimen de administración especial que tengan como objetivo primario la conservación de la diversidad biológica.

La Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas (2005), primera ley venezolana dedicada al reconocimiento y protección indígena, y en ella está· presente el tema de Áreas Protegidas. Su título II está· referido al Hábitat y Tierras de los Pueblos y Comunidades Indígenas, Ambiente y Recursos Naturales. Estipula que los pueblos y comunidades indígenas tienen derecho a vivir en un ambiente sano, seguro y ecológicamente equilibrado y coadyuvarán en la protección del ambiente y de los recursos naturales, en especial los Parques Nacionales, Reservas Forestales, Monumentos Naturales, Reservas de Biósfera, Reservas de Agua y demás ·reas de importancia ecológica (Artículo 48).

La Ley de Aguas (2007), "...tiene por objeto establecer las disposiciones que rigen la gestión integral de las aguas, como elemento indispensable para la vida, el bienestar humano y el desarrollo sustentable del país, y es de carácter estratégico e interés de Estado." (Artículo 1).
En este sentido, la ley dispone en su artículo 53 que los Parques Nacionales constituyen áreas bajo régimen de administración especial para la gestión integral de las aguas, en tanto representan reservorios tanto de aguas superficiales como subterráneas.




Marco Jurídico Internacional


La protección y conservación de los parques nacionales también se debe a normas internacionales a las cuales está adscrita Venezuela. Entres ellas tenemos:

Convención para la Protección de la Flora, de la Fauna y de las Bellezas Escénicas Naturales de los Países de América - (Convención de Washington, 1940).
Esta Convención se concertó en el marco de la Organización de Estados Americanos, brindando el marco jurídico internacional para proteger y conservar la flora, la fauna y las bellezas escénicas.
La Convención de Washington aportó las bases jurídicas y conceptuales sobre las cuales Venezuela y muchos países de la región fundamentaron el desarrollo de figuras administrativas y legislaciones nacionales que permitieran el diseño de una estructura ambiental orientada hacia la protección y conservación de ·reas naturales de particular importancia por los recursos naturales que albergan y sus bellezas escénicas (MRE/MARN, 2000).
En este instrumento se definen los Parques Nacionales como regiones establecidas para la protección y conservación de las bellezas escénicas naturales y de la flora y la fauna de importancia nacional, de las que el público pueda disfrutar mejor al ser puestas bajo la vigilancia oficial.


Convención relativa a los Humedales de Importancia Internacional Especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas - (Convención RAMSAR, 1971)
Este Convenio tiene como objetivo impedir la pérdida de humedales y asegurar su conservación, y constituye uno de los instrumentos jurídicos internacionales de mayor importancia para la conservación in situ de los recursos biológicos y del recurso agua (MRE/MARN, 2000).
Los Estados asumieron este compromiso considerando el gran valor económico, cultural, científico y recreativo de los humedales, y las funciones ecológicas fundamentales que ellos cumplen como reguladores de los regímenes hidrológicos y como hábitat de una fauna y flora características, especialmente de aves acuáticas.


Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural de la UNESCO (1972)
Esta Convención de la UNESCO, bajo la figura de Patrimonio Natural, permite brindar protección a ecosistemas de singular importancia y de características ˙nicas e irremplazables, que presentan un interés excepcional para la humanidad entera, por lo que debe garantizarse su utilización y disfrute por las generaciones presentes y futuras.
La cooperación internacional es medular dentro de este acuerdo, ya que se parte de la consideración de que en muchos casos la protección de este patrimonio sería insuficiente si se diera solamente en la escala nacional dentro del país donde se encuentre el bien, dada la magnitud de los medios que requiere y las limitaciones de recursos económicos, científicos y técnicos que pueden presentarse. Es así que se propone un sistema de protección colectiva, basado en la cooperación y asistencia internacional, destinado a secundar a los Estados en los esfuerzos que desplieguen para conservar e identificar ese patrimonio.
En el caso venezolano, desde 1994 por decisión de la UNESCO, constituye Patrimonio Mundial de la Humanidad el Parque Nacional Canaima.


Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres - (CITES, 1973)
Su objetivo es la protección de ciertas especies de fauna y flora silvestres, que son objeto de explotación excesiva mediante el comercio internacional.
La captura, caza y extracción de plantas y animales del medio silvestre para el comercio, constituyen la segunda amenaza para la supervivencia de especies, después de la destrucción de su hábitat. Tanto es así, que el tráfico de flora y fauna silvestres es el tercer mayor comercio ilegal del mundo, superado sólo por el tráfico de drogas y armas.


Protocolo relativo a las Áreas de Flora y Fauna Silvestre Especialmente Protegidas - (SPAW, 1990)
Este Protocolo se deriva del Convenio para la Protección y el Desarrollo del Medio Marino de la Región del Gran Caribe (1986).
La Región del Gran Caribe está· constituida por un grupo de ecosistemas interconectados, y una amenaza ambiental a una de sus partes representa una amenaza potencial para las demás. En virtud de ello, a través de este Protocolo, se insta al establecimiento de ·reas protegidas y zonas de amortiguación, previendo además esfuerzos de cooperación, investigación y educación, entre otros.
Cada Parte, de acuerdo con su normativa legal, tomar· las medidas necesarias para proteger, preservar y manejar de manera sostenible tanto las ·reas que requieren protección para salvaguardar su valor especial, como las especies de flora y fauna amenazadas o en peligro de extinción.


Convenio sobre Diversidad Biológica (1992)

Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (1992)

Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, en los Países Afectados por la Sequía Grave o Desertificación, en Particular en África (1994)




Fuente:
  • Díaz Martín, D.; Febre, M.; Frontado, Y.; Martínez G., Z.; Novo Torres, I.; Trabucco, J.; y Yerena, E. (2007). Semáforo Conservacionista de Parques Nacionales de Venezuela. En VITALIS. [Documento en línea] Disponible en: http://www.vitalis.net/Semaforo%2025%20Septiembre%20Final.pdf [Consultado: 21, marzo 2012]
  • FUDENA. (Noviembre, 2005). Decreto Nº 276: Administración Y Manejo de Parques Nacionales y Monumentos Naturales. En ECOSTEÑO. [Documento en línea] Disponible en: http://www.fudena.org.ve/Ecosteno16.pdf [Consultado: 21, marzo 2012]
  • VARGAS P., J.; GARCÍA ,P. República Bolivariana de Venezuela Geografía 9ª. Caracas: Editorial Romor.




boton_inicio.png
Volver atrás